Buscar
Universidad de Sevilla

[Entrevista] Remedios Zafra, Premio Anagrama de Ensayo

Su trabajo crítico sobre feminismo y cultura digital ha logrado importantes premios, así como su obra literaria, estrechamente relacionada con el ensayo y la investigación. En 2017 ha ganado el Premio Anagrama de Ensayo con la obra El entusiasmo. Precariedad y trabajo creativo en la era digital.

¿Significa algo el seudónimo Regina Reina de la Escalera?

Lo utilicé para presentar mi ensayo al Premio Anagrama como homenaje a una estudiante que se llama así. Su nombre (real) siempre me ha parecido el más hermoso juego de palabras, y una firma precisa y paródica para alguien que se dedique al arte político. En gran medida mi libro El entusiasmo se enmarca en la creatividad política.

El entusiasmo  es un libro generacional  la precariedad y la desilusión de los herederos de la crisis ¿Qué espacio queda para la vocación y el entusiasmo?
La vocación y el entusiasmo sincero son motor de la práctica creativa y de muchos trabajos cargados de motivación, los más plenos y que más nos apasionan. Sin embargo el libro visibiliza y alerta sobre la instrumentalización que el sistema neoliberal hace de dicho entusiasmo cuando nos dedicamos al trabajo creativo, cultural y también al académico. Se estimula la hiperproducción y la competitividad con el discurso de que ‘trabajamos de lo que nos gusta’ y en eso va también implícito el pago. Detrás de ese entusiasmo promovido en muchos contextos se encuentran formas contemporáneas de precariedad que contribuyen al mantenimiento de un sistema desigual.

¿Siguen las mujeres en el terreno de las ‘tecleadoras’ o están ya incorporadas como productoras de conocimiento?

Ambas cosas. Hoy en día las mujeres están incorporadas a los ámbitos de producción y liderazgo de conocimiento, pero siguen siendo todavía  gran parte de las tecleadoras, maquiladoras y teleoperadoras. Quiero decir que la desigualdad sigue siendo muy llamativa en la ausencia de mujeres en las esferas de liderazgo, producción, ideación y programación tecnológica. Los trabajos más feminizados siguen siendo los más vulnerables y precarios.


La herencia que hemos recibido es una predisposición del hombre hacia lo mecánico, lo tecnológico ¿Cómo cambiamos esos roles?

La cultura se hace, es transformable y reprogramable. La educación es crucial, pero no sólo la formal. Cada vez más la educación acontece en las pantallas y en los imaginarios que conforman nuestro universo simbólico. Ser capaces de crear otros modelos de posibilidad apoyados en la diversidad es algo urgente.

¿Qué objetivos debemos marcar a los estudiantes para no repetir pautas equivocadas?

Lograr que la educación pública proporcione una formación en igualdad, género y sexualidad es el primer paso. También diferenciar ‘diferencia y desigualdad’ es crucial. La educación debiera crear condiciones para que las personas (siendo diversas y diferentes) puedan ser socialmente iguales y pensar en libertad.

Uno de sus campos de actuación son las artes, cito por ejemplo el Máster en Estudios de Género, el Máster en Escritura Creativa  o el curso Net.art y ciberfeminismo, todos ellos en la Universidad de Sevilla.

Ese curso de doctorado fue una de las primeras iniciativas en España sobre arte y cultura digital. Ahora las aportaciones docentes de mi trabajo de investigación se limitan a participaciones en los másteres en Escritura Creativa y Estudios de Género, pero transversalmente procuro llevarlos a todas las clases y proyectos que puedo. La igualdad siempre debiera estar presente como tema y como mirada.

 

En primera persona

Nació en Zuheros, Córdoba, 1973.
Es escritora y profesora en la US (Facultades de Ciencias de la Educación, Comunicación y Bellas Artes y Centro Internacional de Postgrado).
Trabaja en el estudio crítico de la cultura contemporánea, el arte y el feminismo y las políticas de la identidad en las redes.
Su formación: Licenciada en Antropología Social, Doctora y Licenciada en Bellas Artes, Estudios de Doctorado en Filosofía Política y Máster en Creatividad.
Un libro: (mejor tres) Las palabras y las cosas de Michel Foucault,  Ciencia, cyborgs y mujeres de Donna Haraway y De esto no se habla de Laurie Penny
Una película: Su mejor historia de Lone Scherfig.

 

Este reportaje está disponible en el número 42 de la Revista US

 

 

Noticias en portada

Síguenos en...

Facebook Twitter Youtube Google+ Flickr Linkedin Instagram RSS